Cogollos rellenos de salchichas y bacon

Cogollos rellenos de salchichas y bacon

Seguimos con nuestras pequeñas aportaciones gastronómicas con un plato muy sencillo, para servirlo como acompañamiento o entrante. Los corazones de lechuga o cogollos de lechuga son una buena solución para realizar un plato fresco y que el comensal siempre se pregunte que relleno tiene, que lo hace tan especial. Hoy es un relleno sencillo a la hora de prepararlo y riquísimo al combinar todos los sabores.

Bueno, comencemos….

Ingredientes para DOS PERSONAS

– Un (ó dos) corazón o cogollo de lechuga
– 3 lonchas de bacon troceadas en cachitos
– 2 salchichas troceadas
– 1 tomame
– Mostaza
– Aceite, vinagre de módena y sal

Útiles de cocina:

– Tabla para cortar
– Cuchillo
– Sartén

Preparación

Antes de empezar a cocinar, preparamos todos los ingredientes y en una sartén con un poco de aceite freímos las salchichas troceadas; cuando les queden poco más de un minuto añadimos el bacon y removemos para que los dos ingredientes terminen de freírse en conjunto. Cuando estén listos retiramos de la sartén y reservamos.

Por otro lado, comenzamos a preparar los cogollos. Separamos las hojas una a una, intentando que no se rompan y las lavamos con abundante agua. En el listado de ingredientes os pusimos un cogollo o dos, esto dependerá del tamaño de las hojas, lo perfecto para este plato sería que todos los cogollos estén enteros y sean de un tamaño aceptable.

Nota: Las hojas pequeñas se pueden cortar finas y añadir como relleno a los cogollos.

Preparamos el tomate, lo partimos en dados pequeños y reservamos.

Una vez limpias y secas las hojas de la lechuga, las emplatamos y os iremos explicando la preparación de una, el resto sería repetir el proceso 🙂

Cubrimos el fondo de la hoja de lechuga con salchichas y bacon, como os comentaba antes, la cantidad de relleno dependerá del tamaño de la hoja; a continuación, añadimos los dados de tomate en la cantidad que consideremos oportuna.

Ahora solo nos queda dar un toque especial al plato, esto lo hacemos añadiendo una chorro de aceite de oliva, otro de vinagre de módena y salando (con sal gorda) al gusto. Por último, añadimos mostaza al plato, pero con un detalle. La mostaza tiene un sabor bastante fuerte, por lo que puede matar el sabor de todo el plato, por lo que lo preparamos de la siguiente manera. Calculamos de cuantos bocados será la composición y ponemos una gota de mostaza para cada bocado, así conseguimos una mezcla de sabores perfecta y no destacamos ningún sabor sobre otro.

Repetimos con todas las hojas de la lechuga y terminamos el plato. Comentaros que es un plato muy fresco y con un sabor muy especial, os invito a que lo probéis y si os ha gustado no dejéis de decírnoslo 😀

Si sois fanáticos del queso, también se puede añadir unos tacos de queso fresco o poco curado, le dará un sabor, si cabe, aún más especial.

Esperamos que os guste! 😀

Cogollos de lechuga rellenos de salchichas y bacon

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.