Hotel Hacienda La Laguna 3*, Puente del Obispo, Jaén, España

Hotel Hacienda La LagunaHotel Hacienda La Laguna 3*, Puente del Obispo, Jaén, España

Puente del Obispo, Baeza, Jaén
Tlf. +34 953.771.005
Fax: +34 953.765.012
Email: reservas@ehlaguna.com
http://www.ehlaguna.com/
 

Servicios del Hotel

  • 38 habitaciones.
  • 3 Salones para congresos de hasta 400 personas.
  • 2 Restaurantes.
  • Piscina.
  • Cafetería
  • Spa
  • Wifi
  • Gimnasio
  • En las habitaciones se dispone de TV por satélite, teléfono, minibar, secador de pelo y útiles de baño.

La Hacienda

Hacienda La Laguna se encuentra ubicada junto al Paraje Natural Laguna Grande y a pocos kilómetros de distancia de Baeza y Úbeda. Rodeada de una extensa plantación de olivos, en 2007 fue declarada Bien de Interés Cultural, con la categoría de monumento y en su interior esconde una Escuela de Hostelería, un spa, dos comedores y un sinfín de detalles para los visitantes.

Hotel Hacienda La Laguna

Antes y ahora

Una construcción de esta envergadura encierra una historia que se remonta hasta el siglo XVII (documentado) en el que la Hacienda fue habitada por Jesuitas. Después paso a manos de condes y nobles de la época, para acabar siendo embargada y continuar en una decadencia continua hasta 1992. En este año la Junta de Andalucía y el ayuntamiento de Baeza formaron el consorcio Hacienda La Laguna y compraron la mayoría de los terrenos. Tras un tiempo de trabajo en la reconstrucción reabrieron este majestuoso edificio reconvertido en un hotel rural, un museo del aceite y una escuela de hostelería.

Una de las cosas que más me llamó la atención fue ver el logo de la junta de Andalucía en todas las cristaleras, algo que tras comprobar la historia del edificio y los propietarios actuales ya me quedó mucho más claro 😀

¿Cómo llegar?

El acceso al hotel se realiza desde la A-316, cerca del Puente del Obispo, se encuentra un desvío llamado Camino de La Laguna. Siguiendo dicho camino, estrecho en la mayoría de sus tramos, rodeados de olivos a ambos lados de la carretera tras pocos kilómetros encontramos la Hacienda. La carretera prácticamente termina en el hotel por lo que es prácticamente imposible perderse. Tal vez, pueda resultar un poco complicado encontrar la salida del Camino de La Laguna, os recomendaría que visitéis la página web de hotel en la cual, tienen un mapa, no muy detallado, pero que puede serviros de referencia.

La habitación

El hotel tiene varios tipos de habitaciones, algunas de ellas, con nombres de tipos de aceitunas, rodean un patio interior andaluz, que dispone de mesas y bancos para poder tomar algo relajadamente. Luego dispone de otras habitaciones en un edificio que por su arquitectura y construcción me pareció mucho más reciente que el anterior. Nuestra habitación estaba en este segundo edificio (aunque sea otro edificio todo está unido por el interior).

Nos alojamos en una habitación doble superior que era muy amplia. Al entrar a la derecha disponía de un armario con caja fuerte, aunque lo primero que buscamos fue el aire acondicionado ya que hacía muchísimo calor, por supuesto, aire acondicionado también tenía, aunque si quitabas la llave (tarjeta) del lector se apagaba, por lo que si salías toda la tarde, cuando llegabas a la habitación estaba como una sauna.

Nuestras vistas eran muy pobres, a unos 15 metros había una pared con ventanas de otras habitaciones y en el medio una claraboya que supuse era del spa. Así todo, la habitación como ya comenté era muy amplia, con guía de los alrededores, minibar gratuito, tv por satélite y decorada de una manera muy elegante.

El baño, de decoración moderna y colorida, disponía de ducha hidromasaje, con champú, gel y body milk, también tenía un set de baño muy completo incluyendo secador de pelo.

Hotel Hacienda La Laguna

El restaurante

El hotel dispone de dos restaurantes, La Capilla y La Campana. Nosotros cenamos en el segundo, ya que La Capilla únicamente sirve comidas y en época lectiva.

El restaurante La Campana está catalogado con tres tenedores y decorado con una enorme chimenea en el centro del comedor. Toda la comida es elaborada siguiendo un patrón tradicional por los alumnos de la escuela de hostelería del complejo, que, asistidos por sus profesores, consiguen una elaboración en los platos casi perfecta.

Nuestra elección para este menú constó de dos platos; de primero una parrillada de verduras con guisantes y setas en salsa y de segundo unas chuletillas de cordero con espinacas a la Jienense. La utilización de productos de alta calidad para ambos platos nos permitió disfrutar de una cena con unos sabores espléndidos, destacando entre ellos el sabor envolvente de las espinacas en el segundo.

Hotel Hacienda La Laguna

El personal

Tanto el personal de hotel como del restaurante fueron muy correctos, ofreciendo su ayuda en todo momento pero sin atosigar. Tal vez destacaría que cuando llegamos al hotel había 4 o 5 personas en el mostrador de recepción, lo cual me pareció excesivo, no obstante, supongo que sería algo ocasional.

Los alrededores

Cerca del hotel y por un camino de tierra rodeado de olivos, podemos acceder al Paraje Natural Laguna Grande. Es la laguna más extensa de la provincia y dispone de agua durante todo el año, lo que permite que en sus aguas se pueda observar una variedad de fauna y flora difícilmente observable en el resto de la provincia; sobre todo en verano, donde el resto de lagunas suele secarse por la escasez de lluvias.

A 10 km. del hotel llegamos a Baeza, ciudad Patrimonio de la Humanidad y con multitud de edificios que datan del Renacimiento, con su majestuosa Catedral al frente de ellos. Baeza también destaca por ser sede de la Universidad Internacional de Andalucía y por su gran producción olivarera. A unos pocos kilómetros de Baeza también podemos acercarnos a visitar Úbeda, otra ciudad también declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y que llenará de cultura nuestro interés viajero y de fotografías nuestra cámara.

Opinión personal

El Hotel Hacienda La Laguna es uno de esos parajes que no pueden evitar ser visitados. Su enclave, rodeado de olivos y de ciudades que rezuman cultura por sus poros, hace de esta hacienda un lugar perfecto para pasar unos días. Aunque el verano es buena época para la visita, os recomendaría evitar los meses de mucho calor, ya que en las horas centrales del día el ambiente se vuelve demasiado cargado y el calor en ocasiones se vuelve agobiante.

Lo mejor: El entorno y las ciudades limítrofes,

Lo peor: En la piscina había muchísima gente.

Algunas fotografías

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.