Parador de Corias, Asturias

Hace unos días estuvimos recorriendo el occidente asturiano y decidimos pasar un par de noches en el Parador de Corias. Este precioso parador se ubica en el monasterio del que hereda su nombre, una construcción que comenzó a gestarse durante la primera mitad del siglo XI.

Aunque en el blog no es muy habitual, me gustaría contaros un poco la historia de este precioso Parador de Corias porque es bastante peculiar. Como os comentaba, todo empezó en la primera mitad del siglo XI cuando los dos condes, Piñolo y Aldonza, decidieron fundar un cenobio en el lugar donde hoy se encuentra el parador.

Cenobio: Casa o lugar, generalmente alejados de una población, donde viven en comunidad y retiro los monjes.

Pues bien, el conde Piñolo era una de las personas más acaudaladas de todo el territorio astur, lo que propició una época de gran prosperidad para el cenobio durante gran parte de la Edad Media, hasta que en 1763 un gran incendio sacudió el cenobio dejando únicamente libre del fuego, la biblioteca, el archivo y la iglesia.

Puedes ver más fotos y reservar vuestra estancia en el parador aquí

Para la reconstrucción del templo los monjes residentes contaron con el gallego Miguel Ferro Caaveiro, maestro mayor de la Catedral de Santiago de Compostela. Tras más de treinta años de construcción el enorme edificio resultante muestra un aspecto neoclásico, sobrio y desornamentado (neoherrerianismo), de ahí que se conozca como «El Escorial» asturiano.

La leyenda del Monasterio de Corias

Existe una leyenda basada en hechos sobrenaturales y de mandatos divinos sobre la construcción del Monasterio de Corias. Se cuenta que Piñolo y Aldonza, los dos condes de los que hablamos párrafos atrás, ambos sin descendencia deciden fundar un monasterio, pero todo se retrasa al no encontrar una ubicación que les resulte adecuada. Tal fue el retraso el Dios Padre se apareció en sueños a Suero, un criado de los señores, indicándole el lugar de la construcción y la advocación del nuevo monasterio a San Juan Bautista. Suero, por vergüenza y creyendo que sus amos no le tomarían en serio decidió callar y no comentar nada de su sueño, pero éste se repitió hasta en tres ocasiones. En la última visión  y con el objeto de los condes le tomaran en serio, Suero recibió una bofetada en la mejilla que le dejó la cara marcada del manotazo.

Ya sin miedo por no ser tomado en serio, Suero les mostró a sus señores la marca del golpe y les narró lo ocurrido, con lo que el comienzo de la construcción se acelero…

Pasillos del Parador de Corias

El Parador de Corias

Después de esta breve introducción podéis imaginaros la majestuosidad del edificio en el que se encuentra este precioso Parador Nacional. Caminar por sus largos pasillos y sus cuidados jardines te lleva a un estado de relajación y sosiego propios del antiguo monasterio.

Puedes ver más fotos y reservar vuestra estancia en el parador aquí

En nuestro caso, la habitación estaba ubicada en la esquina opuesta al acceso por lo que tuvimos que recorrer varias veces todos sus pasillos pudiendo comprobar que el parador cuenta con unas estancias muy amplias, habitaciones con buena luz natural y una decoración muy cuidada. Unas de las estancias que más nos gustó fueron el Salón Biblioteca La Regenta que es la antigua biblioteca del monasterio y el salón de lectura y juegos Muniellos, lugares de acceso libre para todos los alojados.

salón muniellos

En cuanto a la habitación, sigue el patrón del resto del monasterio, muy amplia con mucha luz y con dos zonas diferenciadas para escribir o leer. Por otra parte el baño contaba con doble lavabo y una bañera tamaño XXXXL (lo sé hay muchas equis :D).

Habitación Monasterio Corias

Como resumen contaros que el parador cuenta con garaje al aire libre y cubierto, SPA, piscina cubierta, salón de lectura, biblioteca, gimnasio, cafetería y restaurante. Vamos, todo un placer para complementar una buena visita a la zona de Cangas del Narcea.

¿Habéis visitado alguna vez el Parador de Corias?

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.