Restaurante El Perro Que Fuma, Gijón, Asturias

El perro que fumaRestaurante El Perro Que Fuma, Gijón, Asturias, España

Calle Poeta Ángel González nº 18
Gijón, Principado de Asturias, España
Teléfono: 984.193.493
Correo electrónico: restaurante@elperroquefuma.com
Página web: http://www.elperroquefuma.com/
Cerrado domingos noche y lunes todo el día (salvo festivos)
 

EL RESTAURANTE:

Situado en uno de los barrios más modernos y solventes de Gijón, El Perro Que Fuma, pretende dar un toque de elegancia a la gastronomía de la ciudad. Este restaurante consigue fusionar la comida tradicional asturiana con las técnicas más vanguardistas de la cocina actual.

A la llegada, nos encontramos con una terraza exterior de unas 6 – 7 mesas altas y una pantalla de televisión. Sorprende gratamente la instalación de estufas y unas mantas para hacer más llevadero el invierno. Este detalle me sorprendió, ya que aunque las estufas son muy comunes en España, el tener mantas a disposición de los clientes, lo había visto en pocos sitios del país, aunque sí está muy extendido por Europa.

Una vez dentro, el restaurante es muy acogedor, de un tamaño medio, ofrece un intimismo correcto, al combinar a la perfección decoración e iluminación. Dispone de mesas muy amplias, con una buena separación entre ellas e incluso algunas cuentan con sofás, para hacer la velada más cómoda.

LA CARTA:

Durante las distintas épocas del año, la carta va cambiando para ofrecer los productos de temporada. Es una de las virtudes de esta carta, ofrecer al cliente productos naturales, de temporada, elaborados cuidadosamente para conseguir platos distintos y muy sabrosos.

En la carta han añadido una sección de tostas y cazuelas, ideales para disfrutar en la terraza durante un día soleado.    También dispone de menú degustación, con cinco platos, que actualmente ronda los 48 euros por persona, sin bebida.

Algunos entrantes se pueden servir en media ración, lo que os permitirá probar muchos más platos.

PERSONAL:

Con un personal joven, muy correcto y educado, el restaurante da un toque más de elegancia y buen gusto hacía el cliente. Todos los platos son descritos a la perfección por el personal de mesa antes de ser servidos, lo que refleja que conocen al detalle tanto los ingredientes, como la elaboración de cada plato.

En ocasiones, el trato tan servicial incluso puede resultar un poco incómodo, ya que en situaciones un poco íntimas o en conversaciones importantes tanta interrupción no es de agrado.

RESUMEN:

Hace tiempo que teníamos ganas de ir a este restaurante. Por amigos y conocidos, teníamos muy buena predisposición, y gratamente, no erraban. Desde que llegas al restaurante te encuentras en un ambiente digno de presenciar, con un trato impecable y un servicio que roza lo perfecto. Lo siguiente que te encuentras es una carta bien elaborada, con platos para todos los gustos que mezclan sabores sencillos con elaboradas preparaciones, consiguiendo sacar de cada ingrediente su sabor más profundo y, uniéndolo al resto, realizar un plato digno de las mejores mesas.

En cuanto a precios, no es un restaurante para diario, ya que una comida/cena, con un primero a compartir, segundos, postre, vino y café, ronda los los 35-50 euros por persona. Pero a pesar de su elevado precio, el trato y la comida hacen que no sea tan desmesurado. Es un restaurante en el que aunque pagues más que en otros, saldrás realmente satisfecho.

Por ello, y con el contra del coste, es un restaurante que todo el mundo debería de visitar al menos una vez.

EL PERRO QUE FUMA EN EL MAPA:


Ver mapa más grande

Si lo visitáis, esperamos que os guste y nos dejéis vuestra impresión.

Lo mejor: La decoración, el personal y los platos.

Lo peor: El precio es un poco excesivo.

 

ALGUNAS FOTOGRAFÍAS:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.